Loader
El cineasta Isidro Ortiz y Sex Museum galardonados de los premios Pop Eye - ASAEX
19061
post-template-default,single,single-post,postid-19061,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.0.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

El cineasta Isidro Ortiz y Sex Museum galardonados de los premios Pop Eye

El jurado de los premios Pop Eye ha decidido otorgar al director audiovisual placentino Isidro Ortiz el Premio a la Cultura Extremeña 2019, mientras que el veterano grupo madrileño de rock Sex Museum se ha alzado con el Premio ‘Viviendo en la era Pop’, en reconocimiento a sus «más de 30 años de magisterio en los escenarios de todo el mundo».

Ambos galardonados recogerán sus premios Pop Eye dentro de la próxima edición, la decimocuarta, de los Premios Nacionales de la Música y las Artes que se celebrarán los días 8 y 9 de noviembre en el teatro Alkázar de Plasencia.

Ambos premiados se unen a la diseñadora Sybilla, que recibirá el Premio Nacional de Moda Pop Eye; Mariscal, el premio a las Artes Plásticas; The Wist Connection, al Grupo Revelación portugués; Estrella Morente, premio al Duende Pop Eye; y los gallegos Basante, como mejor disco de rock por Colorama.

El placentino Isidro Ortiz realizó sus primeros estudios en el London Film Institute y ya en su época de estudiante consigue con su corto ‘Hermetikoa’ el primer premio del festival de videoarte de San Sebastián, informa la organización de los premios en nota de prensa.

Ortiz ha tenido una «prolífica» carrera tanto en televisión (trabajó en informativos, Informe Semanal, Testigo Directo…), como en la realización de vídeos musicales para Serrat o Mecano, así como desfiles de moda para Loewe, Manuel Piña, Sybilla…

En 1990 entra en Canal Plus como subdirector de Arte y coordinador de Realizadores para el lanzamiento de la cadena. Fue también subdirector de Lo + Plus, programa estrella de la cadena, por el que recibió el Premio Laus en 1991.

En 1992 trabaja con J. Walter Thompson en el diseño y la coordinación de la realización de la Expo de Sevilla. Canal Plus no tarda en contratarlo en exclusiva y allí realiza programas especiales como La Ciudad Plural, premiados en el Festival de New York, y diseña los primeros canales españoles temáticos de la plataforma Digital+.

También diseña la nueva imagen de los 40 principales de Canal+ (Premio TP de oro al mejor programa musical). En 1993 se adentra en el mundo de la publicidad, realizando sports para marcas como Coca Cola, Pepsi, Mahou, Damm, Matutano, Opel, Renault, La Vanguardia… Tambiéntrabaja para la productora publicitaria italiana Mercurio de Milán.

En 1999 deja Canal Plus para integrarse con Fausto Producciones y La Fura dels Baus en el proyecto cinematográfico Fausto 5.0 que, una vez presentado en Venecia, fue la película española más premiada internacionalmente ese año en una trayectoria que culminó con el Meliès de Oro a la Mejor Película Fantástica europea.

Después rueda su segundo largometraje, Somne (Festival Fantástico de Sitges), y realiza las Tv movies Jugar a matar (líder en prime time de Tele5 con más del 24,6% de audiencia) y El asesino del parking, ambas para las cadenas de televisión Tele5 y TV3.

En julio de 2009 presenta en La Berlinale su tercer largometraje Eskalofrio, Premio del Jurado en el European Film Festival de Estrasburgo, dos Premios Gaudí y 10a película española por recaudación ese año. Vendida a más de 50 países, fue 4a en México.

En 2010 escribe y dirige la adaptación de la obra Terra Baixa para TV3, y logra de nuevo ser líder de audiencia y el elogio unánime de la crítica. En septiembre de 2011 presenta en el teatro de la Biblioteca de Cataluña una nueva versión de la obra con La Fura dels Baus titulada Terra Baixa Reload, con una puesta en escena innovadora y vanguardista que cuelga el cartel de no hay localidades.

Los dos años siguientes trabaja con La Fura dels Baus en varias óperas y espectáculos internacionales en la creación de proyecciones vectoriales y mapping 3d para los espectáculos.

Una «continuada y estrecha» colaboración con la Fura del Baus que se mantiene hoy en día con la creación de un espectáculo multimedia en la pirámide del Sol de Teotihuacan, mientras prepara con La Fura dels Baus la primera ópera adaptada a la realidad virtual, Una noche en la ópera-360 grados.

‘Viviendo en la era pop’

A mediados de los años 80, el barrio de Malasaña fue testigo del nacimiento de un grupo llamado a reinar en la escena underground de las siguientes tres décadas. Se hacía llamar Sex Museum y, aunque sus miembros eran apenas unos chavales de la escena mod con unas ganas desbordantes de emular a sus ídolos (aquellas bandas de las décadas de los 60 y 70 que marcaron el camino del rock), ya exhibían determinación, compromiso, conciencia de clase y un directo rompedor.

En su época, muy dada a la versión más extrema del «sexo, drogas y rock and roll», a los inicios fulgurantes y a las caídas estrepitosas, nadie podía prever que aquel combo que cantaba en inglés y que hizo de la furia guitarrera una seña de identidad siguiera en activo en 2019, convertido en indiscutible referencia del rock español.

La formación fue a contracorriente desde el principio, cuando lo que mandaba eran el rock urbano y las letras en castellano, y ahí sigue, ajena a modas y éxitos pasajeros. Entre la distorsión garajera, la psicodelia a raudales y el hard rock de poderosos riffs de guitarra, Sex Museum se ha mantenido fiel a su esencia a lo largo de los años:un imparable carrusel de ritmos salvajes y actitud punk.

El núcleo duro de la banda continúa siendo familiar y quizá ésa sea una de las claves de su longevidad. Fernando Pardo (guitarra), alma máter, genio creativo y una enciclopedia del rock andante; su mujer, Marta Ruiz (teclados), y su hermano Miguel Pardo (voz) siguen a rajatabla su lema: «Rock & Roll or Die (rock & roll o muerte)».

Desde mediados de los 2000, el grupo exhibe músculo rítmico gracias a dos instrumentistas de muchos quilates, Javi Vacas (bajo) y Roberto Lozano (batería), que han aportado estabilidad y solidez a un conjunto que ha sufrido muchos vaivenes y cambios de componentes en sus primeros años de vida.

«Sex Museum es una apuesta de vida», reconoció Fernando Pardo en una entrevista con Efe Eme. «Mientras el resto de humanos puede tener vida de sofá, nosotros no. Nuestro punto óptimo es trabajar con dos o tres bandas». Son válvulas de escape que, por paradójico que resulte, han servido para mantenerlos unidos durante todo este tiempo.

Fuente: www.hoy.es

No Comments

Post A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar