"Buñuel en el laberinto de las tortugas" llegará a las pantallas españolas en octubre - ASAEX
17589
post-template-default,single,single-post,postid-17589,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

“Buñuel en el laberinto de las tortugas” llegará a las pantallas españolas en octubre

“En realidad, el protagonista de la película no es Buñuel, sino la amistad que mantuvieron el cineasta aragonés y Ramón Acín. Y era un película necesaria por muchas razones, pero especialmente porque el director de cine es una figura universalmente admirada, pero Ramón Acín es todavía muy desconocido, dentro y fuera de Aragón. Para mí es el Lorca aragonés”. Javier Espada, que dirigió el Centro Buñuel de Calanda durante 16 años, es productor asociado de la película ‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’, filme inspirado en un cómic homónimo de Fermín Solís, que llegará a las pantallas españolas después del verano, casi con toda seguridad en octubre.

“Se está trabajando todavía en el filme -relata Espada-. Hay un equipo de casi 40 personas desde hace un par de años en The Glow Animation Studio, unos estudios construidos expresamente para esta película en la localidad de Almendralejo, cerca precisamente de Las Hurdes, región extremeña que juega un papel importante en la historia”.

Y es que ‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’ cuenta la peripecia del cineasta aragonés y el rodaje del histórico documental ‘Las Hurdes, tierra sin pan’, y es ahí donde entra en juego la figura de Ramón Acín, amigo del cineasta y quien le facilitó en 1932 el dinero para iniciar el rodaje, gracias a un premio de lotería. Buñuel ya había estrenado ‘Un perro andaluz’ y ‘La edad de oro’, y su documental, en el que retrataba las ancestrales y durísimas condiciones de vida de la comarca extremeña, tuvo un impacto extraordinario en la España anterior a la Guerra Civil..

“La idea original era hacer un cortometraje, pero Manuel Cristóbal,  productor del filme de animación ‘Arrugas’, dijo que lo que había detrás de ese guion era un largometraje -relata Espada-. El cómic de Fermín Solís fue el punto de partida para que Eligio Montero y Salvador Simó realizaran un guion más amplio, enriquecido con muchas otras facetas e hilos narrativos, incluso detalles ‘aragoneses’ y familiares, para completar una historia en la que se reconoce muy bien a los protagonistas y que tiene un ritmo cinematográfico tremendo, que va a ‘enganchar’ a público de todas las edades”.

El filme, en color, tiene un presupuesto de 1,8 millones de euros y es una producción de Sygnatia (Manuel Cristóbal), Submarine y Glow, que cuenta con la participación de RTVE, Telemadrid, ICAA, Canal Extremadura, Aragón TV, Eurimages, Movistar + y la colaboración del Centro de Documentación de Las Hurdes. El filme, de unos 80 minutos de duración, está dirigido por Salvador Simó y la banda sonora ha corrido a cargo de Arturo Cardelús, compositor madrileño afincado en Los Ángeles.

La expectación que le rodea (fue presentado, como anticipo, en el pasado Festival de Cannes, en el marco del Animation Day) ha llevado consigo que, sin llegar aún a estrenarse, ya se hable de él como principal candidato al Goya en su categoría. Los productores quieren presentarlo en la edición de este año del festival francés, pero esto todavía no está confirmado, al igual que la fecha de su llegada a las pantallas españolas. “Lo distribuirá Wanda Films, pero todavía no sabemos cuándo podrá verse en los cines españoles -asegura Espada-. Creemos que será en el mes de septiembre o, más probablemente, en octubre”.

El espacio geográfico de ‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’ se centra en Las Hurdes, pero el filme está lleno de referencias aragonesas. También hay vínculos fuera del propio guión, ya que el actor que pone voz al cineasta es el aragonés Jorge Usón.

“Era muy importante que la voz de Buñuel fuera aragonesa y reconocible -concluye Espada-. Porque en una película de animación son muy importantes los matices y no queríamos a un actor que se limitara a leer el texto, sino que lo viviera desde dentro”.

Fuente: www.heraldo.es

 

Sin Comentarios

Publica un Comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar